I poveri non possono aspettare!

I poveri non possono aspettare!

Roma (Italia). "Di fronte alla tragedia di decine di migliaia di profughi che fuggono dalla morte per la guerra e per la fame, e sono in cammino verso una speranza di vita, il Vangelo ci chiama, ci chiede di essere "prossimi", dei più piccoli e abbandonati".
Si riporta la lettera integrale della Madre generale, Madre Yvonne Reungoat, in risposta all'appello di papa Francesco per l'accoglienza dei migranti e profughi.

A la atención de las Inspectoras
y de las Superioras de Visitaduría
de Europa y de sus Consejos
y para conocimiento de todas las Inspectoras de los otros Continentes

Queridas Inspectoras y Hermanas de los Consejos inspectoriales de Europa,
llego hasta vosotras en la fiesta de la Natividad de María para compartir la llamada del Papa Francisco durante el Ángelus del domingo 6 de septiembre que sin duda ya ha encontrado eco en todas nosotras, en las Iglesias locales donde estamos insertas, en los grupos de la Familia Salesiana, en las personas que comparten nuestra misión educativa.
Estamos viviendo un momento histórico sin precedentes que nos implica profundamente en la situación de sufrimiento de tantas personas: niños, jóvenes, adultos, familias que huyen de sus Países de origen a causa de la guerra, la violencia física y psicológica y por permanecer fieles a la fe en Cristo.
Han dejado todo, con la esperanza de encontrar en otras tierras mejores condiciones de vida y perspectivas de futuro.
Las palabras del Papa Francisco resuenan en nuestros corazones como una fuerte llamada:

“Frente a la tragedia de decenas de miles de prófugos que huyen de la muerte por la guerra y por el hambre, y están en camino hacia una esperanza de vida, el Evangelio nos llama, nos pide estar "cercanos" a los más pequeños y abandonados. Para darles una esperanza concreta. No sólo decir: "¡Ánimo, paciencia!..."
La esperanza cristiana es combativa, con la tenacidad de quien va hacia una meta segura.
Por tanto, en proximidad al Jubileo de la Misericordia, dirijo una llamada a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de toda Europa a expresar la concreción del Evangelio y acoger a una familia de refugiados. Un gesto concreto en preparación al Año Santo de la Misericordia.
Cada parroquia, cada comunidad religiosa, cada monasterio, cada santuario de Europa hospede a una familia, comenzando por mi diócesis de Roma”.

En algunas comunidades ya estamos dando respuestas concretas al gran reto de la migración en el continente europeo.
La situación de Oriente Medio nos afecta aún más porque en estos países están presentes nuestras comunidades, las comunidades de los Salesianos y varios grupos de la Familia Salesiana. Nuestras hermanas y hermanos viven en medio de la gente sosteniendo la esperanza y arriesgando con valentía la vida para ser un signo del amor de Dios. Sentimos la urgencia de rezar con intensidad por la paz en estas naciones y ser ingeniosas y creativas para educar a las nuevas generaciones en la cultura de la paz.

La Iglesia en Oriente Medio suplica a los Gobiernos a que, a nivel internacional, se encuentren caminos para construir la paz y así eliminar la causa principal del gran fenómeno migratorio que vemos ante nuestros ojos. Este gran éxodo de los cristianos que son perseguidos pone en riesgo el futuro de las mismas comunidades cristianas en esos países.
Al mismo tiempo, no podemos cerrar el corazón ante el indecible sufrimiento de familias, niños, mujeres que están buscando un espacio de acogida y una luz de esperanza.

La llamada del Papa es para todas nosotras una llamada de Dios que nos llega a través de la voz y el corazón de nuestro primer Superior (cf. Const. art. 109). Pensemos en la prontitud de amor y de generosidad con la que Don Bosco respondería a esta llamada.

Las modalidades de respuesta pueden ser diferentes, lo importante es estar disponibles y abiertas a la acogida de Jesús que hoy tiene para nosotros el rostro de los migrantes.

No estamos solas: nos podemos conectar con otros grupos de la Familia Salesiana y en particular con los Hermanos Salesianos, las Exalumnas/os, los Salesianos Cooperadores, los laicos de nuestras comunidades educativas. Se están activando las diócesis, las parroquias, las Congregaciones religiosas, diversas instituciones y organizaciones: entremos también nostras sin miedo y sin demora en este movimiento de caridad que tiene la expresión de la misericordia.

Os invito a encontrar una modalidad de coordinación para actuar en sinergia y ponernos en contacto con personas y autoridades competentes. Todo nos estimula a realizar acciones concretas para acoger una familia de inmigrantes o niños no acompañados, jóvenes, madres con niños.
¡Los pobres no pueden esperar! Jesús nos asegura: “En verdad os digo: todo aquello que habéis hecho a uno solo de estos mis hermanos más pequeños, me lo habéis hecho a mí " (Mt 25,40).
Podemos encontrar dificultades pero “para Dios nada es imposible”, respondió al ángel a María. Es importante nuestra determinación generosa en el dejarnos llevar por la compasión hacia los que están sufriendo y necesitan experimentar el amor de Dios que se encarna hoy en la Iglesia, en cada una de nosotras y en cada comunidad.

Durante el Capítulo general XXIII decidimos prestar una atención especial a los migrantes en todo el mundo. ¡Ahora es el tiempo favorable!
Os invito a comunicarnos, a través de la Secretaria general, las decisiones que toméis al respecto.

María Auxiliadora, Don Bosco y Madre Mazzarello nos ayuden a dar muy pronto una respuesta concreta a las necesidades de estos hermanos y hermanas.

Estoy segura de encontrar en todas vosotras no sólo la comprensión ante esta emergencia, sino un impulso evangélico convencido, creativo, confiado. El Señor nos pide que seamos hoy el "buen Samaritano" que se inclina sobre quien está en el camino herido, abandonado, esperando una ayuda para recuperarse.
Os doy las gracias de corazón también en nombre de las hermanas del Consejo y nos unimos a todas vosotras en este momento histórico de especial emergencia humanitaria.

Dios os bendiga, os sostenga, os de la fuerza y la audacia creativa del Espíritu para actuar con generosa solicitud.

Roma, 8 septiembre 2015

Sor Yvonne Reungoat
Superiora general del Instituto FMA

Escribir un comentario
8 comentarios
16/09/2015 16:57:15 - sr Rosa

Merci, Mère Générale, de nous inviter à ouvrir notre cœur et notre maison aux plus nécessiteux, nos destinataires et d’être le ‘’prochain’’ des plus petits et des abandonnés. Nous prions pour vous et pour tous ceux qui accueillerons au nom du Seigneur nos frères et sœurs dans la détresse.

12/09/2015 21:53:18 - sr.Iveta Sojková (SLK)

Carissima Madre, grazie di cuore per la Sua lettera...é sicuro - come Lei scrive - che l ´amore di Dio vuole incarnarsi oggi in ognuna di noi e in ogni nostra comunità per aiutare concretamente a chi é abbandonato, ferito, disperato...

12/09/2015 17:59:16 - Sr.Maryann Fernando

Apt invitation and concrete journey towards the needy of the world.

12/09/2015 17:40:02 - Sr Marie Claire Jean

Thank you Mother for helping us to be concretes in our response to the Gospel. Pray is good, but the deeds are also necessary and they are the way for the peace and the love.

12/09/2015 10:49:48 - sr. jessica salvana

sono veramente contenta per questa sensibilita' e attenzione del nostro Istituto all'appello del Santo Padre. Penso che non possiamo essere indifferenti a questa realta'. Queste popolazioni sono le periferie in cui siamo chiamate a dare delle risposte concrete. La preghiera per loro si fa con dei gesti concreti di accoglienza ed apertura.

12/09/2015 03:37:27 - sor Justa Margarita Pavetti Domínguez

¡Gracias Madre querida por tu preocupación por los JESÚS vivos más necesitados en este momento! Acompañamos con la oración esta situación crítica. En Paraguay también han acogido a algunas familias sirias y seguirá recibiendo. Es la hermosa oportunidad de ejercer misericordia como el Papa Francisco tanto nos exhorta, mientras nosotras a las oraciones unimos nuestro empeño de ejercitar la misericordia en nuestra comunidad, con nuestros destinatarios, con todos.

11/09/2015 21:56:38 - Ir. Joanna Fontes

Obrigada, Madre! Seu apelo por um gesto concreto me conforta o coração. Espero, sinceramente, que a resposta seja rápida e generosa. Os pobres não podem esperar! Que Deus a abençoe!

11/09/2015 08:14:25 - Sr.Josephine Rani Susai, INM

Cara Madre, Grazie per l'amore che lei ha per i poveri. Quanto siamo unite al Santo Padre per aprire le nostre case per i poveri! E' Bello cosi'


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.