«Cada familia es una luz en ls noche del mundo»

«Cada familia es una luz en ls noche del mundo»

«Cada familia es una luz en la noche del mundo», así el Papa Francisco se dirigió a las familias en el atardecer del sábado, 3 de octubre, delante de la Basílica de San Pedro para invocar al Espíritu Santo sobre los trabajos del Sínodo. Familias numerosas, jóvenes parejas con niños pequeños, grupos juveniles de las parroquias y de los movimientos eclesiales estaban en la plaza para ceñir al Santo Padre en un abrazo de oración y de esperanza y testimoniar con su presencia que es hermoso y posible «ser familia» según el Evangelio. «Rezad» pidió con fuerza Francisco, para que el Sínodo «sepa reconducir a una imagen consumada de hombre la experiencia conyugal y familiar; reconozca, valorice y proponga cuanto en ella hay de bueno y de santo; acoja las situaciones de vulnerabilidad, que la ponen a prueba» y recuerde a todos «que el Evangelio siempre es “buena noticia” de la hay que hay que partir siempre».

El Sínodo ordinario de los Obispos, segunda parte del Sínodo extraordinario que se había realizado hace exactamente un año, durará tres semanas involucrando a 274 padres sinodales provenientes de los cinco continentes. Durante la homilía de la celebración eucarística de apertura del domingo 4 de octubre, Francisco recordó que «defender el amor es animar a las muchísima familias que viven su matrimonio como un espacio en el que se manifiesta el amor divino;… defender la sacralidad de la vida de cada vida;… defender la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal como signo de la gracia de Dios y de la capacidad del hombre de amar seriamente» es parte fundamental de la misión de la Iglesia.

El lunes 5 de octubre, en el discurso introductivo en el Aula del Sínodo, el Papa insistió mucho a los padres sinodales en la naturaleza de la Asamblea y su método de trabajo: «el Sínodo … es un caminar juntos…, adoptando valientemente la parresía, … y poniendo siempre ante nuestros ojos el bien de la Iglesia, de las familias y la suprema lex, la Salus animarum». Pero, sin olvidar que el Sínodo no es un «parlamento o un senado donde se ponen de acuerdo», pero «es la Iglesia que camina juntos para leer la realidad con los ojos de la fe y con el corazón de Dios». Esta capacidad de discernimiento la posibilita la acción del Espíritu, a la que los padres sinodales están llamados a prestarse dóciles de manera particular. En el Sínodo, de hecho, «el Espíritu habla por medio de la lengua de todas las personas y que se dejan guiar por el Dios que sorprende siempre, … por el Dios que es más grande que nuestras lógicas y que nuestros cálculos».

Esta docilidad se hace posible solo con tres condiciones: 1) el impulso apostólico, de quien no se deja seducir por el mundo y no cede a la tentación de «apagar en el corazón de los hombres la luz de la verdad sustituyéndola con pequeñas y temporales luces» que alejan a las personas de Dios; 2) la humildad evangélica, de quien sabe renunciar a sus propias convicciones y prejuicios para escuchar de verdad las razones de los demás; 3) la oración confiada de quien sabe hacer callar todos los rumores para escuchar a Dios que habla en el silencio. Sin estas tres actitudes espirituales, concluye el Papa, «todas nuestras decisiones, serán sólo “decoraciones” que en vez de exaltar el Evangelio lo tapan o lo esconden».

Acompañemos con la oración y el ofrecimiento los trabajos del Sínodo, para que de la reflexión de los padres sinodales puedan dimanar las acciones que Dios espera de Su Iglesia para el bien de las familias cristianas y de toda la humanidad. Confiemos en la intercesión del matrimonio Martín, padres de Santa Teresa de Lisieux, que serán canonizados por el Papa en San Pedro precisamente el domingo 18 de octubre, a mitad del camino sinodal.

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.