Nuestros derechos. Nuestras libertades. Siempre

Nuestros derechos. Nuestras libertades. Siempre

Roma (Italia). el 10 de diciembre es la Jornada Mundial de los Derechos Humanos fecha elegida para recordar la proclamación  por parte de la Asamblea general de las Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 1º de diciembre de 1948,. Después de la deliberación, la Asamblea de las Naciones Unidas,  mediante el Secretario General difundió la declaración no sólo en las cinco lengas oficiales en la Organización internacional sino también en cuantas lenguas fuese posible usando todo medio a disposición-

La institución de la Jornada mundial para los derechos humanos tuvo lugar  el 4 de diciembre de 1950  e invitando a todas las organizaciones involucradas a celebrar  la jornada de la manera que les pareciera más idónea. Se trata de una jornada muy importante en el calendario de las Naciones Unidas en Nueva York  y todo se refiere a iniciativas  relativas a los derechos humanos: muestras, eventos, conciertos y cualquier  otro tipo de actividad cultural. Durante el día se asignaron  dos importantes  y significativos premios: el premio de las Naciones Unidas para los derechos humanos asignando a Nueva York y el premio Nobel de la paz, conferido a Oslo.  Junto con estas premiaciones otras muchas organizaciones internacionales no gubernamentales civiles y humanitarias optan por el 10 de diciembre como fecha para la realización de eventos considerados significativos.

Este año la Jornada internacional de lo derechos humanos está dedicada al lanzamiento d la campaña por el 50º del Pacto internacional sobre los derechos civiles  y políticos y del Pacto internacional  sobre los derechos económicos sociales y culturales, ambos adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966. Los dos pactos internacionales, junto con la Declaración universal de los derechos humanos, constituyen los elementos de fundación del sistema internacional de los derechos humanos. La campaña, de un año de duración  titulada “Our Rights. Our Freedoms Allways”, versará sobre el tema de los derechos y las libertades fundamentales como  base del sistema internacional  de los derechos humanos (libertad de expresión libertad de culto, libertad de la necesidad, libertad del miedo), remarcado su absoluta relevancia y actualidad.

Un día de reflexión, solidaridad y compromiso para defender la humanidad,  promover el respeto  de los derechos humanos y renovar un compromiso de paz combatiendo la indiferencia y resignación.

Se refiere al Mensaje  del Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon:

«Entre atrocidades y abusos esparcidos por todo el mundo, la  Jornada de los derechos humanos debería llamar a una acción  coordinada  global para promover principios inmutables que colectivamente nos hayamos comprometido apoyar. En un año en que se recuerda el 70º aniversario de la Naciones Unidas, podemos inspirarnos  en la historia de los modernos movimientos  sobre los derechos humanos, que surgieron de la Segunda guerra mundial.
En la época, el Presidente americano Franklin D. Roosevelt señaló cuatro libertades fundamentales inherentes a todos  desde el nacimiento: la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad de la necesidad y del miedo. Su esposa, Eleanor Roosevelt, unió sus propias fuerzas a las Naciones Unidas con las de muchos defensores de los derechos humanos en cualquier parte del mundo para inscribir estos principios en la Declaración  Universal de los derechos humanos.

Los desafíos extraordinarios de hoy pueden ser vistos – y afrontados -  a través  de los lentes  de estas cuatro libertades. Primero: la libertad de expresión negada a millones de personas y constantemente amenazada. Debemos defender, perseverar y extender las prácticas democráticas y el espacio para la sociedad civil. Esto es esencial para una estabilidad duradera. Segundo: la libertad de culto. En todo el mundo los terroristas han aprisionado la religión arrebatándole  su espíritu y matando en su nombre. Otros atacan su espíritu  y matan en su nombre. Otros atacan a las minorías religiosas y utilizan el miedo por cálculos políticos.
 En respuesta a esto, hay que promover el respeto  de la diversidad basado en la igualdad fundamental de todas las personas y en el derecho a la libertad de religión. Tercero: la libertad de la necesidad, de la que todavía carece  buena parte de la humanidad. Los líderes del mundo  en septiembre adoptaron la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible con el objetivo de poner fin a la pobreza y dar a todas las personas la oportunidad de vivir co dignidad en un planeta pacífico y sano. Ahora se hace todo lo posible  para realizar esta visión. Cuarto: la libertad del miedo. Millones de refugiados y de desplazados son la consecuencia trágica de la incapacidad  de respetar esta libertad. Nunca desde la Segunda guerra mundial un número tan grande de personas se había visto obligado  a dejar sus propias casas.  Ellos huyen de la guerra, violencia e injusticia atravesando continentes i océanos, con frecuencia arriesgando su vida. Nuestra respuesta no debe ser cerrar, sino al contrario abrir las puertas y garantizar el derecho de asilo a todos, sin ninguna discriminación. Los migrantes que intentan huir de la pobreza y de la desesperación deben también gozar de los derechos fundamentales.

Hoy reafirmamos nuestro compromiso y tutela de los derechos humanos como fundamento de nuestro trabajo. Éste es el espíritu de la iniciativa   ”los derechos humanos ante todo”, que intenta prevenir y responder a violaciones a gran escala.  Con ocasión de esta Jornada, confirmamos nuestro compromisote de garantizar las libertades fundamentales  y proteger los derechos humano de todos».

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.