La Madre en Camboya

La Madre en Camboya Phnom Penh (Camboya). El 19 de febrero la Madre llegó a Camboya donde fue acogida por las hermanas de la Inspectoría María Nuestra Ayuda (CMY) que comprende Camboya y Myanmar, y por cerca de mil jóvenes de las tres escuelas fma de Teuk Thla, Tuol Kork y Phom Chreh.

La Madre Yvonne, expresó enseguida su alegría por encontrarse entre ellos y dijo: “Estoy tan contenta que me dan ganas de quedarme aquí. ¿Me aceptáis?”. Y los muchachos y muchachas gritaron con entusiasmo su “SÍ”.

El mensaje de bienvenida tuvo como hilo conductor el de ser una gran familia. La Madre que apreció muchísimo el espectáculo por su contenido y por cómo todos participaron dejó 4 puntos importantes para reflexionar: Ser todos amigos y ayudarse mutuamente; vivir siempre con alegría; hacer felices a todos los que nos rodean; creer que Dios nos ama y María nos acompaña.

Luego la Madre aceptó ser entrevistada por una ex alumna del curso para Secretarias de la casa de Tuol Kork integrada ahora en el sector de la comunicación de la diócesis de Phnom Penh. La Madre Yvonne respondió particularmente a dos preguntas: una sobre la finalidad de su visita y otra sobre la futura programación de la presencia de las FMA en Camboya.

«He venido –dijo- a conocer a las hermanas, a los jóvenes y a nuestros colaboradores aquí en Camboya. En una familia debemos conocernos. Quiero ver a nuestras Comunidades en el contexto cultural y social en que trabajan». «Tengo la esperanza –continuó- de que se puede dar mayor impulso a la educación en nuestras Escuelas llevándola a los Grados Superiores. Creo que las ex alumnas pueden colaborar con nosotras especialmente en el campo de la formación profesional, buscando nuevas peticiones en el mercado laboral y ocupacional».

Por la tarde la Madre saludó a las autoridades civiles y religiosas, a los representantes de varias Organizaciones no Gubernamentales y a los colaboradores laicos y amigos de las fma. Todos, en sus comentarios expresaron su estima a las fma presentes en Camboya y al carisma salesiano.

El Obispo Auxiliar de Phnom Penh Mons. Oliver Schmitthaeusler recordó un episodio de hace algunos años cuando al solicitar la apertura de más Escuelas por parte de las FMA se le había respondido que no había hermanas. Él había insistido diciendo: “ 1 Escuela –1 hermana es más que suficiente!”. En aquella ocasión sor Sarah García, entonces inspectora, había intentado hacerle comprender que nuestro modo de educar es un poco distinto. Se requiere un acompañamiento que pone en el centro a la persona, no sólo se hace instrucción. A la distancia de los años el Obispo ha reconocido la veracidad de la respuesta de sor Sara y después de un amplio elogio sobre la obra de las fma ha afirmado claramente cuán afortunada es la Iglesia en Camboya al contar con la presencia de las Escuelas de las fma donde las chicas reciben una formación integral, descubren su dignidad, son amadas y se sienten amadas y están preparadas para integrarse como miembros activos en la sociedad: Y para terminar su intervención dijo: «Espero que en un futuro se puedan abrir más Escuelas para ayudar a Camboya. Pedimos a Dios más vocaciones locales y a Usted, Madre Yvonne, más hermanas para esta tierra».

El Representante del Ministerio de Educación Señor Cia, Ciat a su vez, prosigue en la misma línea. Reconoce que la Escuela pública no consigue llegar a los pobres y la instrucción sigue siendo un privilegio de pocos. Habla con mucha pasión subrayando que las escuelas de las fma están particularmente para los pobres y el método que usan es muy apreciado por el Ministerio: «Los niños sin esperanza –dice- encuentran en esta Escuela una esperanza nueva; quien estudia en vuestras Escuelas es ciertamente afortunado. Y termina diciendo : “En nombre del Ministro de Trabajo y Formación profesional os doy las gracias y os pido que continuéis ayudándonos».

La Madre escucha y termina con un saludo que deja a todos contentos y asombrados por la claridad y sencillez con que habla. Da las gracias a los presentes porque su colaboración es necesaria e importante para poder llevar adelante nuestra Obra. Insiste en que la educación es un punto fundamental al que se debe dar absoluta preferencia en toda sociedad. Y con mucha firmeza dice: «Debemos atender todos los aspectos de la persona, el humano y el espiritual, la realización de la persona está fundada en el amor; nuestro sistema educativo no puede prescindir de los 3 elementos: Razón, Religión y Amor».

omo conclusión la Madre dijo: «El mundo necesita Esperanza; don Bosco esperó toda la vida. Nostras debemos dar Esperanza al mundo. Que María nos ayude a llevar esperanza».

Escribir un comentario
3 comentarios
23/02/2010 - Sr. Bénédicte

Che gioia ricevere notizie della nostra Madre! Che nostalgia dopo l'incontro delle neo ispettrici ! E viva tutta la gioventù della Cambogia e le scuole salesiane! Tanti saluti e tanta preghiera, carissima Madre, carissime Sr Teresita e sr Sara ! Affidiamo a Maria tutti i vostri incontri. Sr Bénédicte (BEB)

22/02/2010 - Sr Marinella Castagno

La Cambogia mi è rimasta nel cuore e quanto il messaggio ci dice della gioia della Madre per gli incontri con giovani, suore, autorità ..è certamente un minimo di quanto ha provato. Maria ,nostra Aiuto , continui ad accompagnare le sorelle perchè la speranza comunicata loro dalla Madre le sostenga nel non facile cammino

22/02/2010 - Mattarelli Enrichetta

Carissima Madre invoco per lei tanta Luce di Spirito Santo,affinchè la Sua visita porti a tutti gioia amore e speranza.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.