A 15 años de Pequín

A 15 años de Pequín "Es opinión compartida que una de las revoluciones más significativas de nuestra época –sin derramamiento de sangre, pero igualmente de un caro coste- es la llevada a cabo por las mujeres que han cambiado el rostro de las familias y de la sociedad” (Di Nicola – Danese).

Queremos considerar el alcance de esta afirmación en el Día Internacional de la Mujer, a los 15 años de la famosa Conferencia Mundial sobre la Mujer que tuvo lugar en Pequín en 1995. El evento, llamado Pequín+15, se refiere a un programa mundial de promoción de la mujer definida durante dicha Conferencia. Veamos las doce áreas de atención: mujeres y pobreza, educación y formación de las mujeres, mujeres y salud, violencia con las mujeres, mujeres y conflicto armado, mujeres y economía, mujeres en el poder y en los procesos decisorios, mecanismos institucionales para la promoción de las mujeres, derechos humanos de las mujeres, mujeres y media, mujeres y ambiente, la niña

El programa comprende una gran potencialidad en orden a la transformación de la vida para todos. En lo concreto las mujeres constituyen el premio para superar la pobreza, mejorar la calidad de vida, garantizar buena educación a los niños y a las niñas, cuidar la salud, defender sobre todo los derechos de la infancia, promover la paz... Pero desgraciadamente, persisten las violaciones. Se dice que, en lo que se refiere a la violencia y a la discriminación de las mujeres, no hay Países desarrollados. Se habla también de relaciones cada vez más conflictivas entre hombre y mujer, que tienen su peso en el fracaso de muchos matrimonios. Mirando más de cerca nuestra herencia carismática se dice también que, precisamente en el campo educativo, se hace demasiado poco... Sin embargo es un proceso en condición de cambiar los referentes simbólicos masculinos y femeninos estereotipados, para plantear relaciones de reciprocidad hombre-mujer desde la más tierna edad.

 

Frente a estas situaciones conflictivas, y refiriéndonos a la frase de Di Nicola, citada al principio, ¿qué pasos valientes es necesario dar para continuar la marcha hacia el cambio? ¿Qué opciones para nuestra formación y en nuestra misión educativa a favor de las mujeres y niñas en reciprocidad hombre y mujer?

Escribir un comentario
1 commento
09/03/2010 - Sor Marta Cecilia Palacio FMA

Sí, es infinitamente poderoso el aporte revolucionario, pacífico y abnegado de tantas mujeres, que transforman y están cambiando como María, la mujer del Magníficat, el rostro de la familia, de la sociedad de la historia. Ellas, si son gestoras de paz. Como FMA nuestro camino es elegir la educación evangelizadora. Sigue siendo necesario en nuestra misión fortalecer desde El Evangelio la formación en la dignidad, el respeto y la reciprocidad. Acompañar nuestras niñas y jóvenes en los procesos de valoración de sí mismas, compartir tareas, servicios, esfuerzos, espacios de construcción equitativa como hijos e hijas de Dios. Sigue siendo urgente potencializar las riquezas de nuestra condición femenina en la conservación y protección de la vida. En la participación activa de la nueva ciudadanía. Gracias a cada FMA que con su aporte generoso educa las nuevas generaciones para que sean Auxiliadoras de otras jóvenes y muestran el Rostro vivo de Jesús al encarnar el amor preventivo de Dios, allí donde Él nos llama.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.