Lettera della Madre per le sorelle del Cile

Lettera della Madre per le sorelle del Cile Queridas Hermanas: Mientras me encontraba en la visita al Este de Timor, con fecha 27 de febrero pasado un fuerte terremoto sacudió a Chile afectando a seis regiones de la nación. Sucesivamente un tsunami sumergió una parte de la costa. Después de Haití, un terrible seísmo atizó también las presencias del Instituto en tierra chilena. Inmediatamente envié un mensaje a la Inspectora , S. Aurelia Rossi, y a las Hermanas de la Inspectoría San Gabriel Arcángel para asegurar nuestra unión en la oración y la solidaridad del Instituto en este momento de sufrimiento.

Las Hermanas han estado fuertemente afectadas por la experiencia dada la fuerza extraordinaria del terremoto y los daños que han padecido nuestras casas. Varias escuelas están para reconstruir totalmente o en gran parte, en particular en la ciudad de Santiago, Talca, Molina, Santa Cruz, Linares…

Este período coincide con el comienzo del año escolar. Sigue siendo difícil prever actualmente cómo y cuándo una gran parte de las escuelas podrán abrir para acoger a los alumnos y estudiantes. El pueblo no se desanima y está decidido a reconstruir Chile. Varias familias de las Hermanas han perdido la casa y los bienes.

Durante el Capítulo General XXII decidimos una orientación sobre la pobreza pensando en la atención mundial que estamos viviendo y en nuestra misión entre los más pobres. En estos últimos meses varias calamidades naturales nos han afectado interpelando nuestra solidaridad respecto a aquellos que han perdido todo. La llamada es fuerte a dejarnos tocar por la pobreza compartiendo lo que somos y tenemos. Creemos que Jesús aún puede multiplicar los panes y los peces para saciar a la muchedumbre de la que Él siente compasión. Es en nuestro corazón donde Jesús siente compasión por cuantos han perdido todo.

Nuestra preocupación por Chile, como por Haití, es que las escuelas puedan funcionar para responder a una necesidad vital de la sociedad en vistas al presente y al futuro. Estamos seguras de que el Señor no abandona a su pueblo y que se cuida particularmente de los pequeños: niños/as, muchachos/as y jóvenes que tienen hambre y sed de educación.

Mientras seguimos sosteniendo a nuestras Hermanas de Haití, intentaremos salir también en ayuda de las comunidades de Chile. A finales del mes de marzo, la Ecónoma General , S. Vilma Tallone, irá al lugar para discernir con la Inspectora , S. Aurelia Rossi y con las Hermanas de la Inspectoría , cómo proseguir el camino, cómo encaminar el futuro para las escuelas que han sido muy dañadas.

Se estudiarán todos los proyectos factibles para salir en ayuda de las comunidades educativas que están en la necesidad.

En nombre de las Hermanas del Consejo os agradezco todos los gestos de solidaridad que nos han conmovido. Son un signo de nuestro espíritu de familia que lleva a compartir partiendo de nuestra pobreza.

Estamos agradecidos al Señor por el don precioso de la vida de todas las Hermanas. Todas sienten la responsabilidad de continuar dando totalmente para la misión su vida, que ha sido custodiada y protegida de forma especial.
A las Hermanas de Chile, como a las de Haití, aseguro nuestro sostén mediante la oración y la solidaridad de nuestra familia.

Os deseo una buena continuación del camino cuaresmal hacia la Pascua ; nuestra vida sea un signo de la presencia de Jesús resucitado en el mundo, como fuente de esperanza inquebrantable. María Auxiliadora os custodie y os sostenga en el amor.

Con gran afecto y vivo agradecimiento.
Madre Yvonne Reungoat

Escribir un comentario
2 comentarios
16/03/2010 - Sr. Runita

Grazie, Madre, per la tua vicinanza alle tue figlie. Alle nostre sorelle e comunità educanti del Cile, mi unisco a voi in questo momento difficile. Vi ricordo nella mia preghiera, perché questa situazione susciti iniziative di coraggio e di solidarietà. E` un tempo provvidenziale per sentirci figli e figlie del Padre, e quindi fratelli e sorelle. Maria Ausiliatrice vi faccia sentire la sua presenza materna.

15/03/2010 - Ir Ercilde, BPA

Obrigda querida Madre Yvonne pela missiva na qual nos comunicou noticias da situação das casas e das irmãs do Chile, tão provadas na enorme catástrofe em consequencia do terrremoto ocorrido em 27 de fevereiro. A comunicação e as informações nos ajudam mantermo-nos ainda mais unidas às irmãs e ao povo atingido nas castástrofes que ultimamente vão se acontecendo de forma muito frequente. Rezamos também pela sua viagem e visita. Que Maria Auxiliadora nesta novena que se iniciou hoje assom como São José, Patrono do Instituto continuem protegendo fortemente a todos nós, mas especialmente às irmãs e a Familia Salesiana do Haiti e Chile. Abraço e preces


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.