Visita de sor Vilma Tallone a Chile

Visita de sor Vilma Tallone a Chile Santiago (Chile). Relatamos a continuación el testimonio de sor Vilma Tallone, Ecónoma general, que del 27 de marzo al 3 de abril visitó las ciudades de Chile afectadas por el fuerte terremoto del pasado 27 de febrero.

«La partida inmediata hacia Polonia me impidió presentar estas líneas que permiten a todas tener una idea de lo que ha supuesto el terremoto para la inspectoría chilena.

Una breve visita de una semana no permite abarcar el corazón palpitante de un País, sino sólo algún latido y dada la circunstancia de mi visita, latidos de dolor y de esperanza, muy de acuerdo con la Semana Santa. Llegué justo un mes después del terremoto devastador y la primera impresión fue de un enorme deseo de superar el desastre, de curar las heridas y de volver a la normalidad. Las carreteras están en gran parte restauradas, aunque persisten las señales de las grietas, de los hundimientos, de los puentes destrozados como después de un bombardeo bélico. En la capital los escombros se han retirado, si bien cada día a lo largo de las veredas aparecen montones de detritos: nuevos derrumbes menores, produciendo un zumbido que no deja en paz: demoliciones privadas de frisos y cornisas o de interiores que la población intenta reconstruir con sus propios medios. Pero todavía se ven casas pobres que peligran, campanarios y naves de iglesias inclinados y fajados como enfermos después de un grandísimo accidente, grandes inmuebles viejos, como nuestros colegios, parcial o totalmente inservibles, porque han quedado con profundas hendiduras, pilastras dañadas, techos inseguros. Se calcula que se necesitan unas 300.000 casas para el pueblo.

Hace 123 años que la Madre Ángela Vallese fundó nuestra primera comunidad en Chile . Las Hermanas están en Santiago desde 1893. Los Colegios tienen los años de nuestras presencias, multiplicados entre principios del ‘900 y el 1950.

Las partes que no han resistido al fuerte impacto de la fuerza sísmica son las más antiguas, ya sometidas a otras catástrofes, como la de 1960 o de 1985. La intensidad y la duración de este seísmo ha sacudido a estos colosos de otros tiempos, con paredes muy recias, pero en parte todavía llenos de tierra, o demasiado rígidos, porque están construidos con paredes de cemento, sin columnas. Sólo la flexibilidad, la solidez y la elasticidad de los elementos garantizan la resistencia al terremoto.

En los 4 grandes colegios de Santiago ninguna capilla se puede usar; es más, estas altas y amplias iglesias han sido muy devastadas y permanecerán cerradas por mucho tiempo.

El Colegio más antiguo de María Auxiliadora se ha de reparar completamente, con puntos delicados de intervención tanto en la fachada externa declarada bien de interés histórico, como en una parte estructuralmente afectada en las pilastras.

El Colegio Miguel Infante tiene salas modernas y antisísmicas, que por turnos alternos acogen también a los alumnos del Colegio María Auxiliadora. Pero ya no se puede utilizar el gimnasio porque el acceso está cerrado, ni las clases adyacentes a la capilla que corren riesgo de hundirse.

El Colegio de Santiago La Cisterna ya ha reconstruido los techos y restablecido temporalmente el gimnasio que servirá también de capilla y de gran sala de reuniones.

El Colegio técnico San Miguel ha restaurado el primero y segundo pisos, pero ha tenido que precintar el tercero que necesitará importantes arreglos estructurales. La cocina y el refectorio de las alumnas permanecerán cerrados hasta después de la reparación que tardará algunos meses.

La Casa de espiritualidad contigua al aspirantado y a la casa de las hermanas mayores en Santiago El Bosque, está muy estropeada. La Capilla y un ala permanecen inservibles, mientras que los caños de reserva de agua puestos en el balcón de la casa reventaron dañando muchos ambientes.

El Colegio de Valparaíso ha reparado las grietas más superficiales para poder reanudar, aquí también, las actividades escolares, pero la capilla permanece cerrada. Hay alguna pilastra enormemente dañada y hay que echar abajo para reconstruirla, la parte central del edificio.

Los daños más graves y visibles se han producido en los colegios más próximos al epicentro. Linares experimentó fuertemente el seísmo y el colegio ha salido muy perjudicado, pero muchas partes están ya restablecidas. Los tres pisos de una esquina del inmueble han quedado inaccesibles, hay que derrocarlos y volverlos a hacer.

Molina vio desaparecer tres inmuebles: la parte administrativa, la parte de la portería y los despachos adyacentes al gimnasio. Los alrededores de la escuela son una verdadera desolación: han desaparecido barrios populares enteros.

Talca también padece fuertemente las consecuencias: sólo 8 clases sobre 24 pueden usarse por lo que la escuela no ha podido por el momento reanudar los cursos. El gimnasio está sin tejado y maltrecho, como todas las clases adyacentes. Habrá que demoler muchas partes y rehacerlas. La comunidad ya no tiene vecinos porque el barrio entero está por tierra y no en sentido figurado.. La escuela elemental más reciente, situada en otro barrio, donde las hermanas tuvieron hasta el año pasado una segunda comunidad está intacta y la casa que permanecía vacía desde hace unos meses alberga hoy a los salesianos que, por el contrario ha perdido la suya, al hundirse la iglesia parroquial.

La inspectoría chilena, con gran -... audacia, ha invertido en la primera reparación todos sus ahorros, incluso los destinados a la nueva construcción del colegio técnico de Puerto Mortt destruido en 2007.a causa de un incendio. Igual que para Haití, todo el Instituto, invocando la intercesión de Laura Vicuña y de la Madre Ángela Vallese, nos une en torno a esta inspectoría para que los 15.000 alumas/os no deban sufrir en su crecimiento la carencia de estructuras educativas y escolares adecuadas.

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.