Navidad en la República Democrática del Congo

Navidad en la República Democrática del Congo Sor María Luisa Tapparo nos escribe desde el Congo describiéndonos cómo se están preparando a la Navidad en una nación que está viviendo un período de reconstrucción en la paz y en la democracia muy importante.. “Aquí el marco de la Navidad es particular, estamos en la época de las lluvias y, después de un aguacero torrencial, despunta entre los nubarrones un sol tan fuerte que hace crecer, a ojos vistas, verduras y flores de formas y colores vistosos. La naturaleza es poderosa y las “estrellas de navidad” son árboles que adornan las cabañas y las casas de la gente. El mes pasado estuve en el interior del país donde están dos de nuestras comunidades (Sakania y Mokambo: 7 horas para hacer 120 Km y dicen que ¡se ha ido bien!) y quedé con la boca abierta al ver tantos pueblos en plena “brousse” (bosque donde en un tiempo vivían los leones) hechos de chozas muy pequeñas de forma cuadrada con adobes y con el tejado de paja; en cada minúscula choza vive una familia de unas 10 personas de promedio; no hay electricidad y la vida sigue los ritmos del sol con tradiciones muy antiguas y rígidas. La radio es el único medio de contacto que empieza a difundirse pero me dicen que son todavía pocas. En la ciudad la vida es distinta porque tienen electricidad, a pesar de que viene y se va... La televisión empieza a difundirse, la gente se apiña en el bar para ver alguna transmisión, escuchar noticias y se empieza a discutir libremente, mientras que antes, con la dictadura, era impensable. Aquí el 75% de los 60 millones de habitantes vive todavía con menos de un dólar al día; el 62% de los niños no va a la escuela y el 53% de los adultos son analfabetos; los servicios sanitarios insuficientes; falta el agua y la luz, las calles son pocas y en malas condiciones. El fenómeno de los muchachos de la calle está, desgraciadamente, en expansión; sobre todo la situación de las niñas y adolescentes que están obligadas a vivir en la calle es escalofriante. Estamos trabajando para prevenir, sobre todo a través de los oratorios y la escuela, y a la vez para dar a quien está en la calle alguna posibilidad concreta de salida, pero son pequeñas gotas. Sin embargo la República Democrática del Congo dispone de recursos naturales, minerales y humanos valiosos que, bien administrados, podrían convertir a la nación en uno de los motores económicos y culturales de África; basta pensar en los yacimientos de cobalto, cobre, uranio, oro, diamantes, petroleo, madera y un potencial hidroeléctrico de más de 80.000 MW (el 4º del mundo). Se aprecia en la gente la voluntad de cambiar, de mejorar el tenor de vida mediante un trabajo honesto, no explotado y sin un mínimo de previsión social, como es actualmente. Hemos vivido con la gente momentos de gran esperanza con la elección del primer presidente, Joseph Kabila, elegido por sufragio universal, después de 45 años de dictadura, guerra civil, golpes de estado, que han llevado el país a una miseria extrema. No podéis imaginar la alegría de la gente, la típica fiesta popular con danzas, tambores, colores para festejar la paz. ¡Como también la emoción al ir a votar! Muchísimos son analfabetos, por lo cual las papeletas llevaban la imagen de los candidatos a elegir... Ahora la miseria continúa siendo desgarradora, pero la gente vive con la esperanza de que algo pueda cambiar. He dicho que el marco de la Navidad en el Congo es particular, pero el corazón vivo de la Navidad, la venida de Jesús entre los pobres, es el mismo y es el motivo de nuestra esperanza y de nuestra alegría. Aún en la miseria, este pueblo no pierde el gusto de bailar, de esperar, de implicarse porque tiene la certeza de que el Invisible es más real que lo visible y Dios no abandona a su pueblo que espera en Él” .

Escribir un comentario
1 commento
02/12/2018 18:30:26 - Aileen saavedra

Estoy asombrada de la fe en el señor .Vivo en Europa España mas consumismo menos religion.Me encontre su articulo de casualidad. Estoy haciendo un cuento de navidad con los niños que trabajan en los basureros, Me gusta


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.