Dejémonos guiar del amor de Dios por la vida

Dejémonos guiar del amor de Dios por la vida

Roma (Italia). El tema de la vida es el centro de la reflexión del Rector Mayor para el Aguinaldo 2007.
Como ya es tradición consolidada, por la tarde del 31, don Pascual Chávez, presentó el comentario del aguinaldo, en la Casa general, en presencia del la Madre y de las hermanas del Consejo general y de muchas hermanas de las casas de Roma.
El Rector mayor, con su capacidad comunicativa y su cordialidad, primero introdujo la reflexión y después dio paso a la proyección del DVD preparado por el Dicasterio de la Comunicación Social sdb, que contiene imágenes significativas que ayudan a la comprensión del mensaje.

El aguinaldo tiene como título: Dejémonos guiar por el amor de Dios por la vida.
El Rector Mayor remarcó cómo, en un momento histórico en el que la vida está particularmente amenazada, es necesario que como familia salesiana nos comprometamos a asumir con gratitud y con alegría la vida como don inviolable, a promover con pasión la vida como servicio responsable, a defender con esperanza la dignidad y la calidad de cada vida, sobre todo la más débil, pobre e indefensa.
“El aguinaldo – afirmó don Pascual Chávez- quiere ser “una reafirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su inviolabilidad, y al mismo tiempo un llamamiento apasionado dirigido a todos y a cada uno, en nombre de Dios: ¡respeta, defiende, ama y sirve a la vida, toda vida humana! Sólo por este camino encontrarás justicia, desarrollo, libertad verdadera, paz y felicidad”. (EV 5)”

Ante una cultura de muerte cada miembro de la Familia salesiana está pues llamado a tomar la vida como  evangelio y retomar el evangelio de la vida, para celebrarlo y servirlo.
Vida como evangelio: la vida es una vocación y una misión  y esto implica recibir y  amar la vida como don y asumir responsabilidad por la vida como deber.

Evangelio de la vida. Cristo ha venido  para que todos tengan vida en abundancia, lo que requiere compromiso pastoral y educativo para servirla y hacerla crecer, dando la propia vida, para defenderla, especialmente la de aquellos que están en desventaja: los niños, los pobres, los enfermos, los ancianos; se trata de un ministerio de la familia, de la iglesia, de la escuela, que se pongan al servicio de la vida.

Pero hay un programa “salesiano” para la vida, en el que el Rector Mayor insiste. Esto conlleva que todos los miembros de la Familia Salesiana propongan estos contenidos desde el primer anuncio del Evangelio y, a continuación, en la catequesis y en las distintas formas de predicación, en el diálogo personal y en cada ocasión educativa; que los educadores, los docentes, los catequistas y los agentes pastorales pongan de relieve las razones antropológicas que fundan y sostienen el respeto de toda vida humana; que todos trabajen en red con cuantos están comprometidos en hacer surgir una nueva cultura de la vida. (Cfr. EV 82).

El encuentro concluyó con intercambio de felicitaciones fraternas para el nuevo año que comienza.

Lee el texto completo 

Mira el vídeo del aguinaldo 

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.