Emergencia en Mozambique

Emergencia en Mozambique Sor Ivone de Jesús Grachane, inspectora de la inspectoría San Juan Bosco (MOZ), ha escrito a la Madre para contarle lo ocurrido el 22 de marzo pasado: “A las 16,15 h. explotó el mayor Paiol (Almacén subterráneo de material de guerra pesado) de Mozambique, en la periferia de Maputo. La explosión duró cerca de 6 horas. En nuestras 3 comunidades de Maputo no ha habido problemas importantes, excepto la caída de los cristales de las ventanas. Parece como si el viento hubiera llevado el material explosivo en todas direcciones excepto donde se encuentran nuestras casas. Todas las hermanas están bien. Pero la destrucción de la ciudad ha sido muy grande. Muchos edificios han caído y otros muchos han sido reducidos a cenizas. Tres de los hospitales más grandes han sufrido gravísimos daños. Alí llegaron algunos centenares de muertos y los heridos, muchos graves, en número muy elevado. Se intenta remover los escombros de los edificios caídos para sacar a las personas que han permanecido sepultadas. Ayer fue un día en el que, los que se encontraban en la calle en el momento de la explosión, regresaron a su vivienda y en muchos casos la encontraron destruida. Las Fuerzas armadas han comunicado que hasta el próximo miércoles conseguirán recoger el 80% de las bombas, proyectiles y mísiles esparcidos por la ciudad que pueden ser todavía peligrosos porque no han explotado. El arsenal estaba junto al aeropuerto que se cerró durante todo el día y suspendió todos los vuelos hasta las 11,00 h. de ayer, hora en la que el primer avión pudo salir. He estado en contacto con 5 de los Institutos Religiosos más afectados. Mañana, 25 de marzo, por la tarde se rezará un Vía Crucis por todos los consagrados juntos, y aprovecharemos este momento para convocar a la CIRM (conferencia de los religiosos de Mozambique) para decidir qué podemos hacer juntos. Ahora cada Instituto hace lo que puede. Nosotras desde esta mañana, a petición de la Acción Social, estamos ayudando a llevar a los niños a centros de acogida. Muchos niños han perdido la familia y otros no han llegado todavía a localizar a sus padres, porque todos se vieron obligados a correr siguiendo a la muchedumbre para huir del peligro. Madre, confiamos en su oración y continuamos con esperanza para ir al encuentro de los que han sido afectados y que sufren la inseguridad”.

Donaciones 

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.