La misión cristiana no es proselitismo, sino difundir “la llama de la fe”

La misión cristiana no es proselitismo, sino difundir “la llama de la fe”

Budapest (Hungría). La madrugada del sábado 19 de octubre, en la plaza lindante con la Catedral de san Esteban en Budapest, se proclamó beato al salesiano coadjutor Stefano Sándor, asesinado a los 38 años apenas cumplidos, en 1953 al intensificarse la persecución contra la Iglesia.

El cardenal Péter Erdö, arzobispo de Esztergom-Budapest y primado de Hungría celebró la fiesta litúrgica. Entre los muchos celebrantes estaba también el Rector Mayor don Pascual Chávez Villanueva, que expresó el agradecimiento de toda la familia religiosa de don Bosco. Con el Rector Mayor estaban presentes varios miembros del Consejo General, el Postulador General, varios Inspectores i hermanos provenientes de diversos países de Europa, fma, muchísimos jóvenes del MJS y miembros de la FS.

Después de una breve presentación de la vida de Stefano Sándor, por el Postulador general don Pierluigi Cameroni, el cardenal Angelo Amato, representante del Santo Padre y Prefecto de la Congregación de las Causas de los santos, leyó la Carta Apostólica con la cual Stefano Sándor fue declarado beato.

Al terminar el rito pronunció un mensaje en el que subrayó la invitación «a ser auténticos hijos de san Juan Bosco, mediante la fiel observancia de la vida consagrada con alegría en el trabajo, en comunidad; el ansia educadora, que hizo de él un tipógrafo de alta profesionalidad, pero también un enseñante amado por los alumnos; el martirio, como supremo testimonio de fe, de esperanza y de caridad». Después terminó diciendo: Hoy se transmite a las generaciones contemporáneas «la profecía de la importancia de la educación de los jóvenes, para contrastar una cultura que con frecuencia se opone a los valores de la vida, de la caridad, de la laboriosidad, del perdón y de la fraternidad».

El Papa Francisco, en el Ángelus del 20 de octubre, lo recordó con estas palabras:

Stefano Sándor «era una salesiano laico, ejemplar en el servicio a los jóvenes, en el oratorio y en la instrucción profesional. Cuando el régimen comunista cerró todas las obras católicas, afrontó las persecuciones con audacia, y fue asesinado a los 39 años. Nos unimos a la acción de gracias de la Familia salesiana y de la Iglesia húngara».

Damos gracias a Dios que resplandece en sus hijos. Stefano Sándor hace verdadero el magníficat de Jesús: “Te alabo Padre que has revelado a los pequeños los misterios del Reino”.

Escribir un comentario
2 comentarios
26/10/2013 12:44:35 - Sr Pinho Francelina

Deus é sempre o mesmo: "Ontem,hoje e por toda a eternidade" por isso a santidade, hoje como ontem, continua a ser possível. O Espírito de Deus está na Igreja de Jesus Cristo e acompanha cada um dos seus fieis seguidores.. Por tudo sejam dadas graças a Deus

23/10/2013 15:51:42 - Sindy Vanessa

Gracias Dios, por todos los regalos que das a nuestra familia salesiana... Si es posible la santidad!!


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.