De una palabra nace una idea. De una idea nace algo

De una palabra nace una idea. De una idea nace algo Ginebra (Suiza). Mientras en el Centro Internacional de las Conferencias de Ginebra, centro internacional de la diplomacia, está en curso  un nuevo y crucial, round de negociación con la República Islámica sobre el stop a su programa de enriquecimiento del uranio – con barricadas, guardia armada e innumerables periodistas de muchísimas emisoras de TV crean el escenario – Sor María  Gracia y sor Leonor, junto a María D’Onofrio, Advocacy Officer de la Oficina de los Derechos Humanos, siguen un riguroso programa de visita a las embajadas. No  se sientan  a una mesa de negociación; no son tratos, sino intercambio creíble y auténtico compartir.
Están decididas y juntas funcionan bien, como el mecanismo perfecto de un reloj suizo. Han ido para hablar  de jóvenes, para los jóvenes, a las Misiones permanentes de Italia, Austria, Albania, Irlanda, Argentina, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela y Palestina.
Pocos giros de palabras, discursos claros, derechos al punto: no se piden otras convenciones; se quiere actuar, en el marco jurídico existente, para el empowerment de los jóvenes. El objetivo es atraer la atención  de los gobiernos al tema de la juventud y provocar su interés, a fin de que  se  dedique a redefinir el rol de los jóvenes, trabajando sobre el derecho de participación y sobre el significado  de ciudadanía activa. Para llegar a una resolución, de modo que el Consejo de los Derechos Humanos afirme, en voz alta,  que los jóvenes son parte integral de la solución. Éste es el justo camino para hacer actividad de lobbying.  ¡También los gobiernos tienen conciencias, es bueno despertarlas! Lanzar la primera piedra, solicitar el interés, poner la pulga tras la oreja: es carburante bueno echado en el fuego del compromiso, para alimentarlo.
La de los jóvenes es “débil”, poco considerada todavía y con demasiada frecuencia instrumentalizada, porque no está  defendido y empleado el potencial, sobre todo en las sociedades más pobres y en las  áreas que presentan una particular complejidad social. Recursos locales de un futuro más justo.                     
Una generación liquida con una identidad plural, que alimenta una desconfianza hacia la política que vive la incerteza económica y que cuenta  con la gerontocracia. He aquí que en este cuadro se entrelaza el compromiso salesiano, el desafío urgente lanzado por un cambio influido  por los jóvenes, fuerza motriz de una humanidad de transición.

Involucrar a las Misiones Permanentes en Ginebra es un compromiso difícil. Hay muchos intereses detrás: las relaciones entre los Países, hay leyes nacionales y compromisos internacionales, hay gigantes y hay pequeños Goliat. El objetivo de IIMA (Instituto Internacional María Auxiliadota) y VIDES (Voluntariado Internacional Donna e Sviluppo) es  probar de poner a todos de acuerdo  en un tema tan importante como el de los jóvenes,  para sensibilizar a los gobiernos para invertir en el futuro. Se hace una propuesta de empowerment de los jóvenes y se ofrece también una manera de hacerlo.

Escribir un comentario
2 comentarios
01/12/2013 16:59:04 - Sor Iris Inostroza

Hermanas: las animamos en la tarea y, desde Chile, las acompañamos con la oración para que el Señor vaya abriendo camino. Saludos

29/11/2013 22:27:19 - Dolores Cordero

Estoy de acuerdo con ustedes, la juventud es el Tesoro de cada país debemos impulsar y apoyar todo lo referente en pro de ella porque es el future de los pueblos de nuestra sociedad.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.