Santa Teresa de Ávila, mujer valiente y ardiente

Santa Teresa de Ávila, mujer valiente y ardiente Roma (Italia). La fiesta de Sta. Teresa de Ávila es una ocasión para reflexionar sobre su personalidad y espiritualidad. Referimos el artículo de Sor Cristiana María Dobner, carmelita de Concenedo. "Santa Teresa de Ávila, mujer valiente y ardiente. Teresa de Jesús, más conocida como Teresa de Ávila, es una mujer que ha demostrado perforar los siglos. Nace en el siglo de oro de España, en una ciudad pequeña que, todavía hoy, atrae a los turistas por su espléndido cerco de murallas de 80 torres todavía conservadas, única en toda Europa. La casa de doña Teresa de Ahumada y Cepeda estaba colocada precisamente cerquísima de una de las puertas de Ávila y miraba a los torreones. Es bien conocido como el imaginario, psíquico y religioso, de cada persona esté estructurado y plasmado precisamente por estas experiencias infantiles y juveniles. ¿Qué le acaeció a la pequeña Teresa? En familia la cuadrilla de los hijos era numerosa y vivaz. Teresa amaba a todos y era correspondida por ellos pero quería con predilección a Rodrigo, el hermano cercano a ella por edad. Juntos leían la vida de los santos y se inflamaban con un deseo que siempre permanecerá vivo también en la Teresa adulta: ¡alcanzar el cielo! Decidimos ir a la tierra de los moros, pidiendo limosna por amor de Dios, con la esperanza que allá nos decapitaran, tanto era el coraje que el Señor infundía en nuestras tiernas almas si hubiéramos encontrado el medio. Pero la dificultad más grave era tener padres. Grande nuestra impresión cuando nos ocurría que leíamos que las recompensas y las penas de la otra vida serían sin fin. A menudo nos deteníamos en este pensamiento, y gozábamos al repetir frecuentemente: ¡Siempre, ¡Siempre!, ¡Siempre! Y así gustó al Señor que quedara tan impresionada hasta concebir desde entonces la idea del más firme propósito de no abandonar nunca el sendero de la verdad. Por eso escaparon de casa pero muy pronto fueron reatrapados. Sin embargo, aquel "¡para siempre!" quedó grabado en su ánimo y constituyó el nervio de todo su deseo también de mujer adulta. Niña valiente y ardiente. Mujer valiente y ardiente. Siempre fundamentada en el amor de Dios y el ansia de perder incluso mil veces la vida para salvar también una sola alma. Los torreones de Ávila y los castillos se grabaron en Teresa y le sugirieron una imagen hecha famosísima en la literatura mundial. Ahora ya carmelita es investida por grandes gracias de la Presencia de Dios, Teresa reflexionaba y se entregaba al papel: "escribía en gran abundancia en su celda, con su escritura que se asemeja a un flota concentrada de grandes velas en marcha hacia las Indias nunca tocadas por naves humanas" (Ceronetti). Su gran intuición fue leer y comprender el mundo interior que habita cada persona, su sentir, su relacionarse con los demás, como un morar en un castillo cuyo señor es el Gran Rey, el Creador. Él no desea sino hacerse conocer y percibir por cada uno, ser el Amigo por excelencia, Aquel en quien se puede confiar todo y del que se espera todo bien. Quien se deja atraer, quizás también sólo por la curiosidad, y osa atravesar el puente levadizo, entra en este Castillo y empieza descubriendo la Belleza de la vida gastada alabando a Dios y sirviendo a los hermanos y a las hermanas. Descubre como la persona ha sido creada precisamente para este conocer a Dios, amarle sobre todas las cosas, entrar en comunión con Él y recorrer todo el Castillo en sus siete moradas, hasta alcanzar la última. Aquí reina la Trinidad. Teresa tenía un gran conocimiento dentro de sí: "He nacido por ti, para ti mi corazón" y formulaba su súplica orante: "¿qué quieres de mí, qué quieres Señor?". Teresa ha sido proclamada, primera mujer, Doctor de la Iglesia precisamente por habernos dado su experiencia y habernos enseñado como abrirnos al Señor y a su amistad: ¡para siempre! Sor Cristiana Maria Dobner, carmelita de Concenedo (Del sitio ILO)

Visita il sito

 

Escribir un comentario
1 commento
17/10/2016 09:47:57 - Sr Angela S.

Grazie di questo bel sussidio. E' un aiuto a conoscere sempre meglio la nostra Patrona per vivere del suo spirito!


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.