Kinshasa en fiesta

Kinshasa en fiesta

Kinshasa (RD Congo). El 12 de noviembre de 2016 la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora llega al aeropuerto internacional de Ndjili – Kinshasa (RD Congo), donde la acoge el comandante del aeropuerto, Señor Kitwa Pancrace ADB y algunos miembros de la Familia Salesiana que con aplausos le expresan la alegría de encontrarla.
Sor María del  Carmen Larai da a la Madre un echarpe con los colores de la bandera congoleña, para decirle la alegría de las Hijas de tenerla en la capital de la RD Congo. Tres niños de la escuela “Don Bosco” de las FMA, vestidos con los vestidos del tiempo, Don Bosco y Madre Mazzarello, le dan la bienvenida. Con entusiasmo los niños ofrecen flores y frutos de la tierra congoleña.
A la salida del aeropuerto esperando a Madre Yvonne la charanga de los jóvenes Kiro, el cuerpo médico de Malweka y otras hermanas que hacen una danza como mensaje de “bienvenida”.
En cortejo todos los presentes van a Sanga Mamba donde está la primera comunidad de las FMA en Kinshasa. En Sanga Mamba, las muchachas de la obra Mazzarello acompañan a la Madre a la Capilla cantando, y después de una pequeña introducción de la directora de la comunidad interpretan el canto “Storia d’amore” compuesto por un congoleño.
En la comunidad “San Juan Bosco” de Kinshasa Sanga Mamba, la Misa la celebra Don Jean Paul Luzolo, que en la homilía exhorta a “cuidar la vida interior que es el motor de lo que los otros ven de nosotros, a tener un lenguaje claro y un corazón amable para todos”.
La fuerte lluvia impide a los jóvenes de la escuela “Don Bosco” encontrar a la Madre. La comunidad goza de un buen momento de diálogo-confrontación con la Madre, sobre cuanto ella ha vivido en la región de Haut Katanga.
Con la mañana avanzada algunos jóvenes, colaboradores y padres logran reunirse con Madre Ivonne y saludarla, agradeciéndole por la presencia de las hermanas en una zona de la periferia de Kinshasa. Los niños ofrecen a la Madre un cuadro, una paloma y flores.
Un momento imprevisto es el encuentro de la Madre con la Superiora General de las Hermanas de la Caridad de Jesús y de María. Después de un momento de intercambio entre dos, las dos Madres Generales comparten la alegría del encuentro según el ejemplo de María e Isabel.
Por la tarde Madre Ivonne visita la escuela “Don Bosco Mastnak”, a 25 km. de Sanga Mamba, en un barrio de la periferia de Kinshasa, donde desde hace poco las FMA han abierto una obra con una escuela primaria, un centro de alfabetización para jóvenes y una panadería para la formación profesional. Hace sólo 5 días que las hermanas habitan en la casa construida para ellas delante de la escuela. Los alumnos acompañan a la Madre cantando hasta llegar al patio donde un profesor lee el saludo de bienvenida y un niño le ofrece un ramillete de flores. 

La Madre encuentra a las hermanas de la comunidad. La animadora Sor Hildegard Litzlhammer explica las motivaciones de esta nueva presencia en un barrio de periferia. La Madre agradece por el coraje y la audacia en el insertarse en un contexto difícil para  el empeño a educar y estimula a salir para encontrar a la gente.
Después de un momento de convivencia festiva se pasa a la comunidad de la casa “San José” de la Gombe, “Café Mozart”. Las jóvenes internas acogen a la Madre en fiesta y al ritmo de una danza.
La mañana del 13 de noviembre, en la Capilla de la casa “San José” de Kinshasa, junto a las hermanas de Mbujimayi y de Tolo, se celebran los Laudes. La Madre bendice a la nueva superiora Sor María Cristina De Lucía, que al expresar gratitud por la confianza pide ser doquiera signo de esperanza al servicio de la misión.
La Madre encuentra a las animadoras de comunidad y luego participa en la Celebración eucarística, presidida por el Nuncio Apostólico Monseñor Luis Mariano Montemayor, que en la homilía dice que “no tener miedo sino vencer las dificultades por la fidelidad a nuestro primer amor, poniendo toda nuestra confianza en Dios”. Al término de la celebración Madre Ivonne agradece al Nuncio por la presencia y por la estima respecto a las hermanas salesianas de la RDC y renueva la invitación a hacer siempre visita a su misión.
La Madre “insta a las hermanas a ser cada vez más apasionadas de Cristo y a vivir el Da mihi animas con nuevo empuje apostólico, acompañando a los jóvenes en la búsqueda del proyecto de vida. La prioridad es el deseo de ser fecundas. Los jóvenes ¿qué conocen de nuestra vida? Abramos nuestras casas a los jóvenes para que nos vean rezar, comer, reír… no sólo durante el compromiso escolar y en la catequesis. Vivir el testimonio de mujeres de Dios que ha de contagiar a las jóvenes. Invita a cuidar la vocación de los Cooperadores y Cooperadoras como colaboradores de la misión, a tener la valentía de proponer esta vocación”. Sor Marie Dominique agradece a la Madre en nombre de todas las hermanas por su presencia fecunda y gozosa.
El 14 de noviembre la Madre saluda a las alumnas del “Café Mozart” y a las hermanas que no querrían dejar que se fuera. Un grupo de hermanas acompaña a la Madre y le expresan gratitud y alegría por haberlas visitado.
La Madre deja el aeropuerto a las 13,45. ¡Buen regreso a Roma!

FotoFlickr: https://www.flickr.com/

Escribir un comentario
1 commento
19/11/2016 14:03:18 - Soeur Nathalie

je suis très contente pour cette visite de la mère dans notre province AFC, que son passage apporte la bénédiction de Dieu et la joie d’être Filles de Marie Auxiliatrice pour les biens des âmes fragiles et aussi pour la sanctification de chaque sœur. Soeur Nathalie Mumba, missionnaire en Belgique Nord.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.