Buenos cristianos y honrados ciudadanos en el contexto actual

Turín (Italia). La segunda de las Jornadas de Espiritualidad de la Familia Salesiana, que se desarrollan en Valdocco del 16 al 19 de enero de 2020, mantuvo a los cerca de 400 participantes comprometidos en la profundización del tema Buenos cristianos y honrados ciudadanos en los contextos de hoy.

Se iniciaron los trabajos después de la plegaria en el Teatro Grande de Valdocco guiada por la Fraternidad Contemplativa Salesiana María de Nazaret y de la intervención de Mons. Sebastià Taltavull Anglada, obispo de Mallorca (España), “Buenos cristianos en el contexto socio-cultural-religioso actual”. A partir del análisis de algunos textos evangélicos sobre la “bondad” en el Evangelio, Mons. Taltavull puso a la luz cómo el actual contexto socio-cultural-religioso nos ofrece enormes oportunidades, ya que hay una sed de Dios en muchas personas que aparentemente no creen. En esta situación, es decisivo el valor del testimonio:”Por medio del testimonio, sin palabras, la gente hace preguntas. Un testimonio es ya una evangelización silenciosa”. Después comenzó la profundización del tema en los trabajos de grupo. La mañana concluyó con la Celebración Eucarística en la Basílica de María Auxiliadora celebrada por Mons. Taltavull y concelebrada por el Rector Mayor de los Salesianos de Don Bosco, Ángel Fernández Artime y por todos los sacerdotes participantes en las Jornadas.

La animación de los Novicios Salesianos dinamizó y alegró la continuación de las actividades de la tarde. Se dedicó todavía espacio a Mons. Sebastià Taltavull que, con gran familiaridad, respondió a las preguntas formuladas en los trabajos de grupo de la mañana.

Después se ofreció el primer testimonio de Siria, dado por don Pier Jabloyan, director de la Obra de los Salesianos de Don Bosco de Aleppo, y por dos jóvenes Salesianos Cooperadores, Sally del oratorio de Damasco y Cesar del oratorio de Aleppo.

Sally Abou Jamra trabaja en una radio nacional, en un contexto en que los colegas no siguen ninguna religión o tienen una vivencia débil de la fe. Si al comienzo de su trabajo Sally se sentía molesta por su fe, poco a poco las preguntas de los colegas se hicieron más numerosas y presentando un programa en la radio que narra las situaciones en el mundo, Sally preguntó y obtuvo el permiso de hacer los dos últimos episodios sobre la muerte y resurrección de Jesucristo. De este modo pudo ser testimonio coherente de su fe en un contexto, el del Medio Oriente, en el cual no es fácil hablar de Dios.

Cesar Ward es un estudiante de medicina de sexto año y al mismo tiempo hace servicio de animación, acompañamiento, catecismo y trabaja en el ámbito de la comunicación en el oratorio. Con el inicio de la guerra, sus hermanos se fueron del País, dejando el peso de la familia sobre las espaldas de Cesar: “Tenía dos posibilidades: o estar en casa con todo el miedo sin hacer nada o bien abrirme, viviendo mi vida normalmente y adaptándome a todo lo que me rodeaba. Elegí la segunda y decidí vivir con todas las pequeñas cosas que se encuentran en el día a día. Empecé a poner atención a mi lenguaje, usando pequeñas palabras de respeto y de gentileza. Vi que bastaba decir este tipo de palabras para iluminar a una persona. Y poco a poco sentía que la gente decía: “éste es un cristiano”. Para mí era una gran cosa dar testimonio de este modo.”

Con una película a cargo de Missioni Don Bosco, don Pier Jabloyan mostró a los participantes la realidad de la Obra de los Salesianos de don Bosco de Aleppo y comentó: “Cuando todos hablan de muerte, nosotros hablamos de vida, de esperanza. Allí el desafío es ser buenos cristianos en tiempo de guerra. Como salesianos trabajamos ante todo para formar “hombres buenos”, que sean verdaderamente humanos. Muchos jóvenes han perdido la fe, pero muchos también la han revivido. En esta guerra estamos seguros de una cosa: lo que salva a nuestros muchachos es la comunidad. Un buen cristiano no puede ser un buen cristiano por sí solo. Cuando tenemos el corazón en paz con el Señor podemos ser buenos cristianos. Nuestros jóvenes deben poder vivir bien en este tiempo y en la eternidad. Ésta es la preocupación de la Familia Salesiana en Aleppo.”

En el escenario, para el segundo testimonio, los Salesianos Cooperadores, Italo Canaletti y Andrea Zapparoli, junto a los Ex – Alumnos SDB Giovanni Costanza y Valerio Martorana, hablaron de la formación en el compromiso cívico. Los Ex – Alumnos SDB con los Salesianos Cooperadores, que ya tenían la experiencia del Movimiento “Onesti Cittadini”, nacido en el 2013, presentaron la Escuela de formación en el compromiso social y político “Alberto Marvelli”, en camino de actuación, para educar a los jóvenes a ser buenos cristianos y honrados ciudadanos.

La segunda parte de los trabajos de grupo fue la conclusión de la intensa tarde y, después de la cena, los participantes se encontraron en la Basílica de María Auxiliadora para la vigilia de plegaria animada por los Clérigos Salesianos del Instituto Internacional Don Bosco de Turín – Crocetta.

FlickrFMA

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.