Un beso volando

Un beso volando

13,45 hora metropolitana de Roma. Estoy regresando a la comunidad de casa Canta, sede del bienio de Espiritualidad Salesiana, después de un encuentro muy animado e interesante con las novicias de los dos noviciados internacionales. Como de costumbre, en la lejanía siento una voz femenina que canta, pasan unos pocos minutos y puedo escuchar la hermosa canción interpretada por una mujer joven acompañada por una niña de 7 u ocho años que, apenas el canto se interrumpe, se acerca a los pasajeros para pedir unas monedas. Me siento atraída por la sonrisa y por dos magníficas coletas colocadas con arte en la cabeza, recuerdo que en mi bolsa llevo una chocolatina y cuando se acerca se la doy. La mira, la toma, se detiene un segundo feliz y cuando se da cuenta de que la mujer que acompaña ya se ha ido rápidamente a otro vagón del metro, echa a correr, pero en un cierto punto veo que se detiene y que se gira hacia mí mandándome un beso con un soplo. Me conmueve el corazón. Sonrío y saludo; también las personas que están sentadas junto a mí y han visto toda la escena sonríen divertidas por aquel beso volando .

Pero la pequeña “codini” (cariñoso nombre que le he dado) pide dinero en lugar de ir a la escuela. Y desgraciadamente son todavía muchas las niñas y muchos los niños que en las diversas partes del mundo no frecuentan la escuela. La educción es un derecho humano fundamental. Sin embargo, tal derecho es todavía negado a cerca de 72 millones de niños, de los que casi la mitad provienen de África Subsahariana y otros 18 millones de Asia meridional.

En los últimos veinte años, la comunidad internacional se ha afanado para que la educación universal fuera una prioridad en las agendas nacionales e internacionales. En 1990 los delegados de 155 países, junto con los representantes de 155 ONGS y agencias para el desarrollo, participaron en la Conferencia mundial Education for All , durante la cual afirmaron su compromiso para conseguir la instrucción universal y reducir el analfabetismo al final del decenio. En la base de ese programa se constataba que poder acceder a la educación no era suficiente: son igualmente importantes la calidad y la duración. De hecho, en muchos países en vías de desarrollo menos del 60% de los alumnos que empiezan la escuela elemental están en condiciones de llevar a término todo el ciclo de instrucción primaria.

El compromiso de hacer universal la instrucción básica se reafirmó en el año 2000 en el Forum mundial sobre la educación reunido en Dakar, en el Senegal y en el mismo año, se insertó en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas entre las principales prioridades para el desarrollo internacional. Asegurar la educación primaria universal se convierte en el segundo de los ocho Objetivos de desarrollo del Milenio .. Para que tal propósito sea alcanzado es necesario que durante el 2015 en todas las partes del mundo todos, niños y niñas, puedan completar un curso/ciclo de educación primaria..

En los dos últimos decenios se han realizado muchos progresos hacia la alfabetización universal, si bien a más de 10% de los niños en edad escolar les está negado el derecho a la instrucción primaria. En los países en vías de desarrollo, el porcentaje de las inscripciones en la escuela llegó al 88% en el 2007, respecto al 83% en el 2000. Los mayores pasos hacia delante se han encontrado en África Subsahariana y en Asia meridional. Pero en muchos países tales mejoras se atribuyen más al aumento de financiaciones nacionales destinadas a la educación y al crecimiento demográfico. No obstante las modestas mejoras, la situación global resulta todavía preocupante, sobre todo considerando el enorme impacto negativo que el fallido acceso a la educación tendrá sobre la consecución de los otros Objetivos del Milenio.

Como ya se ha mencionado, para llegar a asegurar la educación primaria universal durante el 2015 no basta con garantizar el acceso a la instrucción. Es fundamental no sólo garantizar a cada niño la posibilidad de completar el ciclo completo de la instrucción primaria sino también asegurarse de que los sistemas escolares nacionales estén adecuadamente financiados y que los enseñantes estén convenientemente cualificados.

Numerosas ONGS, mediante sus acciones y campañas, continúan apoyando este objetivo.

Conseguir la instrucción para todos requiere un compromiso global. Los gobiernos, la sociedad civil, las agencias de desarrollo deben trabajar juntos para ayudar a cada niño/a en cada país del mundo, a realizar su derecho inalienable a una instrucción de calidad. En un momento en que los efectos de la crisis económica mundial no cesan de dejarse sentir, existe el peligro real de que los progresos realizados en este último decenio se frustren, y se realice una considerable regresión. Los diversos países están llamados a adoptar programas más integrados, vinculados a estrategias más generales con el fin de proteger las poblaciones más vulnerables y superar las desigualdades. La marginación en la educación toca a todos los países del mundo y está reforzada por desigualdades sociales (cf Llegar a los marginados. Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, Francia, UNESCO 2010).

Mara Borsi 

Escribir un comentario
1 commento
27/05/2011 - Sr Maria Teresa Ferrero

ci auguriamo veramente che vengano ascoltate le varie segnalazioni sull`importanza di un`istruzione adeguata per ogni ragazzo/a e investano sull`educazione


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.