Vosotros ¿Quién decís que soy yo?

Vosotros ¿Quién decís que soy yo? Después de una larga noche, acampados con saco de dormir e improvisadas tiendas, los jóvenes, esta mañana, se despiertan con el canto de las laudes.
Con calma y todavía desperezándose, colocan sus cosas para hacer sitio a otros peregrinos que van llegando para celebrar la Eucaristía. El Papa llega, saluda, y los jóvenes le devuelven un caluroso “Buenos días”.

Durante la homilía el Papa Benedicto ha comentado las palabras del Evangelio Nosotros, por nuestra parte, conscientes de la grandeza de su amor, deseamos corresponder con toda generosidad a esta muestra de predilección con el propósito de compartir también con los demás la alegría que hemos recibido. Ciertamente, son muchos en la actualidad los que se sienten atraídos por la figura de Cristo y desean conocerlo mejor. Perciben que Él es la respuesta a muchas de sus inquietudes personales. Pero, ¿quién es Él realmente? ¿Cómo es posible que alguien que ha vivido sobre la tierra hace tantos años tenga algo que ver conmigo hoy?
Pero los jóvenes ¿Qué cuentan de Jesús, qué saben y qué transmiten? Queridos jóvenes, también hoy Cristo se dirige a vosotros con la misma pregunta que hizo a los apóstoles: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Respondedle con generosidad y valentía, como corresponde a un corazón joven como el vuestro. Decidle: Jesús, yo sé que Tú eres el Hijo de Dios que has dado tu vida por mí. Quiero seguirte con fidelidad y dejarme guiar por tu palabra. Tú me conoces y me amas. Yo me fío de ti y pongo mi vida entera en tus manos. Quiero que seas la fuerza que me sostenga, la alegría que nunca me abandone.
El Papa Benedicto XVI parece responder a las dudas que tantos jóvenes manifiestan en sus conversaciones cuando ha dicho que amar a Cristo significa amar también a la Iglesia, porque nadie se salva solo. Una vez más vuelve a llamar a los jóvenes queridos: Queridos  jóvenes, permitidme que, como Sucesor de Pedro, os invite a fortalecer esta fe que se nos ha transmitido desde los Apóstoles, a poner a Cristo, el Hijo de Dios, en el centro de vuestra vida. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios. Pienso que vuestra presencia aquí, jóvenes venidos de los cinco continentes, es una maravillosa prueba de la fecundidad del mandato de Cristo a la Iglesia: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16,15). También a vosotros os incumbe la extraordinaria tarea de ser discípulos y misioneros de Cristo en otras tierras y países donde hay multitud de jóvenes que aspiran a cosas más grandes y, vislumbrando en sus corazones la posibilidad de valores más auténticos, no se dejan seducir por las falsas promesas de un estilo de vida sin Dios.
Y para subrayar una vez más la importancia de ser testigos y discípulos, el Papa bendice y entrega el crucifijo a cinco jóvenes representantes de los 5 continentes, el mismo crucifijo que cada joven peregrino ha encontrado en su mochila.
Antes de la bendición final, les ha dado a los jóvenes presentes una tarea, la de contar la JMJ a sus amigos, y sobre todo transmitir su cariño a aquellos que más sufren y a sus familias.
A continuación, ha anunciado que la próxima JMJ será en Brasil, Río de Janeiro, y  después de haber recibido la cruz de los jóvenes españoles, se la ha entregado a los jóvenes brasileños.
Una frase resuena en estos días repetida por el papa y por los jóvenes presentes: “No tengáis miedo de ser cristianos, de testimoniar la propia fe”.

Escribir un comentario
2 comentarios
22/08/2011 - sr Mariangela

Che bella questa GMG!L`ho seguita attraverso la TV e ha dato tanta carica anche a me! Che gioia vedere lì anche Madre Yvonne e don Pasqual Chaves !Ora speriamo di poter contagiare le nostre comunità con questa speranza econ quasta fede che il Papa ha regalato a tutta l`umanità.L`Ausiliatrice ci sostenga e ci sproni!

22/08/2011 - Sr Agnès

Jeunes !... C`est formidable ce que le Pape vous dit !.... Ecoutez-le !.... Gardez dans votre mémoire et surtout dans votre coeur votre expérience des JMJ. Moi, il y aura bientôt 50 ans que j`ai opté pour le Christ. J`en éprouve encore aujourd`hui un bonheur immense !... Le Seigneur a besoin de nous, de vous ......


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.