La comunidad de las fma de Testaccio celebra los 100 años de actividad

La comunidad de las fma de Testaccio celebra los 100 años de actividad

Para quien conoce poco Roma, Testaccio es uno de los barrios históricos de la capital. En los inicios del novecientos este barrio albergaba a los obreros que habían venido a la ciudad a probar fortuna. Era un barrio pobre alineado con la izquierda, donde se respiraban aires anticlericales. Hoy el rostro del barrio ha cambiado enormemente, en lugar de los obreros hay jóvenes artistas y emigrantes, lo que convierte a Testaccio en un barrio multiétnico y multicultural que cuenta con muchos lugares de encuentro sobre todo juveniles. Por lo que hoy es uno de los barrios más dinámicos de la ciudad.

El instituto Santa Cecilia de las fma surgió en vía Ginori, sede construida en 1913. Pero las tres primeras fma en Tetaccio llegaron el 27 de noviembre de 1911. Para recibir a sor Rosalía Stella, sor Giuseppina Pedrazzoli, sor Clotilde Bianchi, y a la postulante Antonia Cadoni, aquel día estaba el joven párroco don Luigi Olivares “con expresión de satisfacción en su rostro como de quien ve realizarse un sueño”. Don Luigi, que algunos años después llegaría a ser obispo de Nepi las esperaba delante de una modesta casita en vía Marmorada 102.

Desde aquella modesta morada se inició la labor de las tres fma. Gracias a su celo y a su carisma las hermanas pronto consiguieron levantar un lugar apto para empezar las actividades destinadas a las testaccinas , las muchachas de Testaccio. Muy pronto empezó el oratorio, la escuela, las actividades extraescolares y el taller de modistería. Las actividades de las fma se multiplicaron año tras año sin detenerse ni siquiera durante las dos guerras mundiales. En la crónica de la primera guerra mundial se lee que en el taller se habían encargado 2000 corbatas para los soldados, y que en la segunda guerra mundial la escuela acogía cerca de 80 alumnos, de escuela elemental y media en el curso 1941/42 y no se interrumpieron las excursiones al mar, otra importante actividad educativa en la que las hermanas estaban ya implicadas desde hacía varios años.

En los años siguientes a la guerra, la obra de las fma se expandió: las actividades educativas se consolidaron y los cursos profesionales fueron reconocidos por el Ministerio de Trabajo.

Llegaron los años 70 y con ellos los cambios culturales: eran el centro de la reflexión educativa los temas candentes de aquel período: aborto y divorcio. Las familias de los alumnos se involucraron en las discusiones.

Al final de los años 70 ocurrió otro importante acontecimiento: el inicio del pontificado del Papa Juan Pablo II, que a sólo tres meses de su elección al Solio pontificio, visitó el Instituto. Fue un hecho tan inesperado como alegre que llenó de gozo el corazón de las hermanas.

En los años 80 el deporte sobresalió entre las múltiples actividades: torneos y fiestas involucraron también a las máximas autoridades deportivas del CONI. En los años 90 por el contrario, el descenso demográfico italiano disminuyó, como en todas las escuelas del País, el número de usuarios. Esto llevó a la clausura de la escuela elemental primero, y a la escuela media después.

Si por una parte la labor con los más pequeños se terminó, por otra la labor con los adolescentes se intensificó y creció: los cursos de formación profesional (CIOFS) hoy son 12 y tienen 320 muchachos de 18 etnias diferentes.

La comunidad en estos últimos años está implicada en muchísimos ámbitos que van desde el turismo (TGS, turismo juvenil salesiano), al voluntariado (VIDES, volontariato internazionale donna educazione e sviluppo ) pasando por la formación) (IFTS, Instrucción y Formación Técnica Superior)) sólo para citar algunos.

El Instituto está en continua evolución y consigue dar respuestas concretas a las exigencias de la comunidad que cambia cada vez más deprisa)

El domingo pasado 27 de noviembre las fma de Testaccio celebraron su centésimo aniversario de actividad dispuestas a afrontar los desafíos de los próximos años. Participó en el evento la Madre Yvonne Reungoat, que durante la celebración eucarística saludó a los presentes expresando su agradecimiento a todas las personas que han acompañado el camino de las fma de Testaccio en sus primeros 100 años de historia.

Escribir un comentario
2 comentarios
17/05/2020 21:31:25 - alessandra lisci

Ho frequentato un corso biennale agli inizi degli anni 90.Un ricordo speciale per Suor Dina che resterà sempre nel mio cuore.

23/12/2018 08:43:25 - Maria Nina Serra

Buongiorno a tutta la comunità,sono stata una ex allieva dell’isituto negli anni 70 e ricordo sempre con piacere momenti di vita trascorsi nella community.Oltre ad essere stata studentessa ho lavorato anche all’interno della struttura,un grazie per tutto ciò che mi hanno trasmesso e per l’insegnamento ricevuto, esperienza che ha forgiato e smussato parte del mio carattere ribelle.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.