Una pobreza que enriquece

Una pobreza que enriquece Roma (Italia). “Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (2 Cor 8,9) es el título  del Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2014. El título es una cita de la segunda  Carta de San Pablo a los Corintios en la que el apóstol anima a los cristianos a ser generosos en la ayuda a los fieles de Jerusalén que se encuentran en la necesidad.

“Dios no se revela con los medios del poder y de la riqueza del mundo, sino con los de la debilidad y de la pobreza. Para que la Iglesia, por tanto los cristianos,  desde el Papa hasta el último fiel, debe ser como  Cristo que “de rico  se hizo pobre por vosotros, para que vosotros fuerais ricos por medio de su pobreza” (2ª Cor. 8,9).
Éste es centro del mensaje del Papa Francisco: ser como Cristo, no como los grandes del mundo. No hay “príncipes” de la Iglesia, sino “servidores” de los hijos de Dios. No son los esplendores de la riqueza humana los que hacen  creíble el Evangelio ni amables a sus anunciadores ni a su Maestro, sino otros esplendores, mucho más luminosos, los de la sencillez, de la humildad, de la acogida con el que sufre.

¿Qué dice hoy a nuestras comunidades educativas la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico? ¿Cuál es el estilo de Dios?
Dios no se revela con los medios del poder  y de la riqueza del mundo, sino con los de la debilidad y de la pobreza: “De rico que era,  se hizo pobre por vosotros”… La finalidad de Jesús de hacerse pobre  no es la pobreza en sí misma, sino –dice san Pablo -  «…para que vosotros os hicierais ricos  por medio de su pobreza». ¡No se trata de un juego de palabras, de una expresión de efecto!
Es la síntesis de la lógica de Dios, la lógica del  amor, la lógica de la Encarnación y de la Cruz. Es precisamente su manera de amarnos, su hacerse cercano a nosotros, como el Buen Samaritano que se acerca a aquel hombre dejado medio muerto a la orilla del camino. Lo que nos da verdadera voluntad, verdadera salvación, y verdadera felicidad, es su amor de compasión, de ternura  y de compartir.
A imitación del Maestro, estamos llamados  a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a actuar concretamente para aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza.

Una pobreza, por consiguiente, que no tiene vínculos temporales o modernos antagonistas: «En cada época y en cada lugar –escribe el Papa Francisco-, Dios sigue salvando a los hombres y al mundo mediante la pobreza de Cristo», aquel estilo que debiera también verse  en el personal testimonio en cuanto «La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza sino siempre y sólo a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el espíritu de Cristo». Un testimonio que debe llevar a inclinarnos sobre las miserias, mediante un creciente compromiso que  “refuerce la atención y la responsabilidad hacia la miseria humana, para  ser misericordiosos y realizadores de misericordia”.

«La Cuaresma es un tiempo apto  para  el desprendimiento, -concluye el Santo Padre – y nos hará bien preguntarnos  de qué cosas podemos privarnos  con el fin de ayudar y enriquecer a   otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un desprendimiento  sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y que no duele».

Guardemos como un tesoro sus palabras y renovemos el compromiso afín de que “cesen  (…) las violaciones de la dignidad humana, las discriminaciones y las  vejaciones, que, en muchos casos,- dice otra vez el Papa  – están en el origen de la miseria”  y es ésta  contra la que debemos  luchar.

Escribir un comentario
1 commento
06/03/2014 22:26:42 - sr.Iveta Sojková,fma

Vogliamo essere insieme ai giovani la casa che evangelizza con credebilitá e feconditá...una delle condizioni indispensabili per arrivare a questa meta é avere il cuore di Buon Samaritano che sa chinarsi sulle miserie dei fratelli. Signore, donaci il cuore che sa comuoversi e chinarsi sulle ferite dei fratelli, delle sorelle e liberaci dall´indiferenza.


OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.